Refexiones sobre el apoyo económico para el ministerio

Apoyo financiero del Evangelio.

Deuteronomio 25:4

“No pondrás bozal al buey mientras trilla” (Dt: 25:4 NBLH).

Este versículo indica que Dios se preocupa por el bienestar de los animales que trabajan para el hombre. No debemos limitar lo que comen mientras estén trabajando. Pablo agrega el siguiente comentario (1 Corintios 9:9):

    “¿Acaso le preocupan a Dios los bueyes? ¿O lo dice especialmente por nosotros?” Si, se escribió por nosotros; porque el que ara debe arar con esperanza y el que trilla debe trillar con la esperanza de recibir de la cosecha. También quiere decir que el obrero no paga para hacer su trabajo.

El primer filtro para estar en el ministerio es que uno debe estar ministrando (enseñando). En otras palabras, debe estar haciendo discípulos (estudiantes).

El segundo filtro para estar en el ministerio debe ser si una persona entiende el evangelio. Esto no es nuevo en nuestros tiempos. Es un filtro registrado en las páginas del Nuevo Testamento. Los fondos que buscaba Pablo para ir a España eran para predicar el evangelio, es decir explicar el evangelio. El apostol escribio una carta entera con el fin tambien de promover apoyo economico para la causa del evangelio. En esta carta no habla de testimonios, ni habla de sus grandes hazañas, sino que habla del evangelio de Jesucristo (ver carta a los Romanos).

Esto indica que todo el que trabaja en el ministerio debe ser capaz de explicar el evangelio. Si no puede explicar bien el evangelio, no puede estar involucrado en la misión de Jesús, es decir, no puede ser misionero.

En segundo lugar, los que apoyan economicamente la causa del evangelio de Jesucristo son personas que fueron convencidas por este mismo evangelio. Cuando uno recibe las buenas nuevas de perdón esta animado para que otras personas también pueden conocer este perdón de Jesús. Si alguien dice que es cristiano y no da para apoyar la obra de Dios, probablemente no ha sido evangelizado aún. Una buena señal de que alguien ha sido perdonado es que la persona tiene el deseo de que otros conozcan a Jesús también. Ésta persona esta más que dispuesta para participar en la extensión del evangelio. Cuando las iglesias no tienen proyectos de evangelismo y no quieren donar para la expansión de la fe, muy probablemente ellos mismos no han sido evangelizados y no estan comprometidos con el Evangelio de Jesucristo.

Entonces nosotros los que ministramos a un grupo de gente, a estudiantes de la universidad, o a la gente en un barrio, debemos evangelizar y compartir los resultados con los cristianos realmente evangelizados. Uno de los indicadores de que han sido evangelizados es que estén donando u ofrendando para que la misión se cumpla. La meta es que haya en cada lugar un grupo de cristianos que son auto-sostenibles, y que auto-propagan el evangelio.

También he observado que organizaciones evangélicas toman otras causas sociales que son de compasión y pierden su enfoque cristiano en proclamar el evangelio. Cuando los cristianos levantan dinero para las causas humanitarias, también se limita lo que podria ser utilizado para la causa del evangelio.  No debemos confundir el evangelio con los “otros evangelios” que sólo proveen para las necesidades humanas en el mundo de hoy.

La fuente económica de la misión

Cuando Jesús estaba entrenando a los discípulos, les envio a un viaje misionero. Sus instrucciones nos dan una indicación de como pensaba el que la misión iba a avanzar. No les permitió llevar dinero con ellos. El sostén de la misión iba a venir de los que recibieron el mensaje. Cuando fueron recibidos en una casa, los de la casa iban a sostenerles. No desarrollaron dependencias de la iglesia madre de Jerusalén. (Que bien que eran autónomos, ya que iba a haber un hambruna en Jerusalén y las nuevas iglesias iban a tener que mandar una ofrenda para ayudarles en el tiempo de prueba. ver 2 Corintios 8-9.)

Observaciones sobre donadores

Los donadores no van a dar por siempre. Uno debe tener cuidado de los donadores, o no van a continuar apoyando la misión. Si uno llega a depender de ellos, la continuidad del ministerio está en juego. Por ejemplo, la Universidad FLET llegó a depender de unos pocos donadores. Cuando ellos murieron, la escuela no era auto-sostenible, y dejo de existir y fue traspasada a otra escuela.

Me estaba entrenando para ser maestro en otro ministerio. Ellos dijeron que era posible levantar todos los costos de los donadores, pero no lo hicieron así. La razón de no hacerlo en base de los donadores era que iban a desaparecer como institución cuando las donativos desaparecieran. Ellos ahora prefieren cobrar a sus alumnos para no depender de donativos fuertes. 

Pablo también explica con claridad la importancia de cuidar el apoyo a familiares del ministro: “Manda también estas cosas, para que sean irreprensibles;

8 porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5:7-8). Cuando el obrero cristiano no es capaz de cumplir con sus obligaciones económicas familiares, Pablo considera que esto hace daño al evangelio y el concepto que otros tengan de la iglesia cristiana.

En otras palabras, el ministro no debe estar dependiente de su familia, sino debe aportar a la economía de ellos. Cuando el obrero cristiano es dependiente económico, crea un mal testimonio y muchos conflictos con el ministerio. En cierta manera, esto representa el salario mínimo para el obrero. El obrero tiene que cubrir los gastos constantes de la familia o trabajar en otra cosa. No debemos estar generando una carga en otros para ejercer el ministerio.

A Pablo no le importó si le pagaran o no. Él se sintió que estaba bajo la obligación de predicar el evangelio. Por haber recibido el gran regalo (sin precio), Pablo se sentía obligado a predicar. Pablo aparentemente soltero, no tenía obligaciones que cumplir con su familia. Pero el mismo dijo que no estaba poniendo el patrón para otros. La norma era que el predicador / maestro cristiano debe recibir un apoyo económico. En el sentido de Pablo, sólo hay voluntarios en el ministerio. Nuestra gran obligación es con el Señor. 

Los creyentes en Jesús se animan y quieren participar en la extensión del evangelio. 

Les animamos también a estar involucrados en el ministerio.

Para investigar más:  consulta 1 Corintios 9; 1 Timoteo 5; Deuteronomio 25:4; Proverbios 12:10

Publicadas por Juan C. Kennington