El código de da Vinci

Ya por fin vi la película del código da Vinci. Salió en México por primera vez en televisión abierta y habia decido no pagar por un ataque al cristianismo. Me llamó la atención que la historia era mucho más novelada de lo que pensé. Lo que leí me llevó a pensar en un cuento mucho más que la historia. En este sentido me quede desilusionado. No era una película que ofrecía una explicación “científica” o “racional”, sino era una película con muchos milagros que no tenía un Dios que lograba un propósito en la historia humana.

Segundo, en lugar de atribuir el control y propósito a Dios, todo regresaba a accidentes de la naturaleza, o a la femineidad. ¿No es esto un oscurantismo mucho más radical que la fe cristiana? ¿Cómo podemos creer que esto es más científico y decir que tenemos una mejor explicación mientras que abandonamos nuestra razón? Esto ilustra la verdad bíblica, “Porque ellos cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén “(Romanos 1:25 NBLH). No somos menos religiosos, nada más creemos en la creatura en lugar de creer en el creador.

Publicadas por John C. Kennington