Características de una iglesia sana

Como parte de la misión debemos hacer la pregunta: ¿Cuáles son las características de una iglesia sana? Esta pregunta es, en cierta manera lo mismo, ¿Cuál es el producto final de la misión? Estas preguntas son importantes porque definen la dirección donde debemos poner nuestra atención para evaluar nuestros trabajos en la misión o iglesia.

Tenemos varios ejemplos en el Nuevo Testamento donde describe los resultados que debemos tener. Una carta que define un perfil para la iglesia es 2 Juan. Esta carta marca dos características específicas que deben estar presente en la iglesia: Verdad y Amor. Estos dos términos requieren definición para poder entender los en nuestro contexto.

Primero debemos empezar con una definición de “iglesia”.

  1. Verdad

La verdad con la concibe Juan incluye el hecho que Jesús mismo es la verdad y también incluye la doctrina, es decir, la enseñanza bíblica acerca de Jesús. Muchas personas piensan que la Biblia es nada más un “manual de vida” pero esto no es el enfoque de la Biblia. Más bien la Biblia es para darse a conocer quién es Dios (Padre, Hijo y Espíritu) que no podemos conocer aparte de su auto revelación. Cómo Jesús es el contenido de las Escrituras y por tanto de la doctrina bíblica, cuando minimizamos la doctrina minimizamos a Cristo. No solo esto, sino también cuando minimizamos la doctrina, minimizamos a la iglesia (D. Wells, The Courage to be Protestant, Eerdmans, 2008.

Wells indica que la minimización de la doctrina minimiza la iglesia. En otras palabras, donde la doctrina esta fuerte, hay mucho sentido en la vida cristiana. Pero donde la doctrina en minimo, hay poco sentido en la vida cristiana. Sólo cuando nos mantenemos en la verdad (doctrina) puede funcionar bien la iglesia. También nuestra capacidad de explicar el cristianismo a no cristianos o a la siguiente generación es minimizado nuestra capacidad de transmitir nuestra fe también es minimizado. Esto significa que en estos tiempos postmodernos necesitamos más, no menos, doctrina para enfrontar los problemas intelectuales y culturales que surgen en nuestros tiempos.

En el sito de www.9marks.org ellos indican 9 rasgos de una iglesia sana. Creo sus primero dos son claves y los demás se derivan de estos. Primera, la predicación expositiva y segunda la teología bíblica.

La predicación expositiva

La predicación expositiva o sermón textual es la única manera que existe para sacar la verdad de la Biblia. Lo más importante en un texto es el argumento del texto. Los hechos que el autor pone a formar su argumento no presenten su mensaje si son aislados. Cuando acomodamos los hechos bíblicos para formular nuestro mensaje, no estamos siendo fieles al texto. Según Robert Lewis Dabney, Lectures on Sacred Rhetoric, 1870, (Citado en T. David Gordon, Why Johnny Can’t Preach: The Mdia have Shaped the Mennengers, P & R, 2009:23) el pastor es un embajador, quien representa a otro. No tiene la libertad de inventar su propio mensaje. No puede registra su propia opinión, ni sus propias creencias. Está obligada a presentar el argumento del autor. No puede tomar las palabras, reinventar su significado y ponerlas en un argumento que no sea la de las Escrituras, porque a hacerlo así está cambiando el sentido del argumento.

La teología bíblica

Segundo, el mensaje que estar puesto en el argumento global de la Biblia. No puede estar aislado del plan general de Dios. Tenemos la obligación de explicar toda la Biblia. No podemos brincar las partes en que no estemos de acuerdo con las declaraciones bíblicas. Esto sería de editar nuestra propia Biblia, o de ignorar a propósito partes de la enseñanza Biblia.

Si no regresamos al argumento bíblico estamos usando nuestra cultura para editar y organizar las frases bíblicas, pero ya no tenemos el mensaje bíblico tampoco. De por sí, no nos damos cuenta del papel de la cultura en la formación de nuestra religión (vea Stephen J. Nichols, Jesús Made In America, Y John A. MacCay, El otro Cristo español, CUPSA). La única defensa que tenemos es de seguir con mucho rigor el texto bíblico.

Para poner un ejemplo, si uno entra en un campo de futbol no significa que está jugando futbol. Tiene que conocer las reglas, saber conducir la pelota, jugar en equipo, y proceder a la meta. Si no cumple con todas condiciones no está jugando futbol. Del mismo modo, uno que no lee la Biblia con la misma orientación que ella tiene, nada más esta haciendo lo que le da la gana, y no es capaz de entender el propósito de Dios.

  1. Amor

Y ahora, hermanos, les ruego que nos amemos los unos a los otros. Y no es que les[c] esté escribiendo un mandamiento nuevo sino el que hemos tenido desde el principio. En esto consiste el amor: en que pongamos en práctica sus mandamientos. Y éste es el mandamiento: que vivan en este amor, tal como ustedes lo han escuchado desde el principio. (2Jn 1:5-6 NVI-1999)

Amor como lo presenta Juan esta hacia Jesús. Tenemos que tener un afecto hacia Él. Este amor controla todas las relaciones en la iglesia. Este es el sentido que Jesús mismo nos enseñó también. También es importante notar que tanto Juan como Jesús ponen el amor como base para la obediencia que debemos tener hacia Jesús.

Amor es la base para la obediencia que exige Jesús. Obediencia es la forma en que un cristiano muestra su amor a Jesús. Esto es muy distinto a como la obediencia esta manejado en muchas iglesias donde el amor es separado de obediencia. Hemos reducido el “amor” a un sentimiento. Un sentimiento que da pretexto para un emocionalismo o sentimentalismo. Pero Juan no esta hablando de esto. Primero ha puesto la verdad como base y luego el cumplimiento de un mandamiento de Jesús.

Segundo amor implica que “creemos” a Jesús (Juan 16:27). Esto significa que para amar a Jesús es necesario creer sus palabras. Esto significa que un buen cristiano tiene que conocer las palabras de Jesús.

Tercero, amor significa que nos damos la vida por nuestros hermanos.

Publicadas por John C. Kennington